• Son cambios que llegan siempre. Así que no nos viene mal tener una guía con las mejores ideas para adaptar su habitación a cada etapa de su crecimiento.

    Para ello hemos recurrido a los expertos en decoración de dormitorios de bebés, habitaciones infantiles y cuartos juveniles para que nos dieran todos sus consejos. ¿Cuáles son los errores más habituales? ¿Y los grandes aciertos?

    GRAN ALMACENAJE: ORDEN TOTAL.

    Un gran armario organizado con diferentes espacios es la solución ideal para mantener el orden. La decoradora Olga Gimeno ha ideado un armario con puertas dobles para la ropa y profundos gaveteros a su altura, para sus juguetes.

    dormitorio_infantil_con_gran_armario_empotrado_1036x1280
    dormitorio_infantil_de_nina_con_zona_de_estudio_1154x1280

    ¿APRENDEMOS A ESTUDIAR?

    Ayúdales a concentrarse creando un rincón sin distracciones. Lo básico: una mesa, una silla cómoda y una librería para sus cuentos y sus libretas. Este es un proyecto de CHM Interiorismo.

    PARA DOS… Y UNA AMIGA.

    Si los niños deben compartir espacio, una cama tipo tren es una gran solución. Permite ganar espacio y un plus de almacenaje. En este caso, con grandes cajones bajo una de las camas. Esta litera es diseño de la decoradora Maite Bayó.

    dormitorio_infantil_con_litera_y_zona_de_estudio_pared_verde_1252x1280
    dormitorio_infantil_en_blanco_y_violeta_con_mueble_en_forma_de_casa_1280x937

    MINI MUNDO.

    Juego, orden y organización se unen aquí con una solución genial: la casita-armario-litera de Dijous. Permite guardar juguetes y tiene un lateral dedicado a guardar ropa como, por ejemplo, disfraces… Además, tiene una litera en la parte superior.

    AL MILÍMETRO.

    Una litera siempre ayuda a aprovechar los metros. Las tipo tren son una gran opción porque cuentan con espacio para guardar, como en esta habitación creada por Dijous.

    dormitorio_infantil_con_litera_y_zona_de_estudio_tonos_beige_939x1280
    zona_de_juegos_en_tonos_blancos_y_azules_con_terraza_1033x1280

    VERSÁTIL.

    Los muebles modulares y con ruedas permiten cambiar la decoración siempre que quieras. Aquí, Bona Nit diseñó un espacio en el que lo importante era dejar metros en el centro para poner una gran alfombra y jugar.

    PARA EMPEZAR A ESTUDIAR… EN SERIO.

    Aquí, Bona Nit ha diseñado una estructura de mueble compacto con escritorio y estanterías. Las librerías de 30 cm rodean la mesa sin abigarrar, y permiten guardar libros y cajas con las que mantener el orden.

    zona_de_estudio_dormitorio_juvenil_953x1280
    dormitorio_infantil_de_nina_con_zona_de_estudio_pared_con_papel_pintado_de_estampado_floral_1280x1198

    A MEDIDA, MÁS ESPACIO.

    En esta habitación, de Dijous, todo encaja y se ha aprovechado cada cm. El bajo ventana, un banco con dos cajones que se transforma en escalera para acceder a la cama superior. ¡Además, en la escalera se pueden guardar muchas cosas!

    CON ZONA DE JUEGOS.

    Si el espacio lo permite, separar la zona de juegos de la de descanso. En este proyecto de Dijous, unas puertas correderas permiten unir o separar cuando conviene. Pero como con los niños los metros nunca sobran, no está de más aprovechar las paredes para almacenar.

    zona_de_juegos_con_muchas_estanterias_en_habitacion_infantil_873x1280
    dormitorio_de_nina_con_zona_de_estudio_en_tonos_blanco_y_violeta_1232x1280

    SEPARAR SIN SEPARAR.

    Crear una zona de estudio “casi independiente” de la habitación es fácil con una estructura en “U” como esta, de Bona Nit. Un módulo con cajones, pizarra y baldas por un lado, y una bancada con capacidad por el otro, cierran el espacio de la mesa de estudio.

    ¿Hay algo más cambiante que la habitación de un niño? Sencilla cuando nace, un caos de juguetes cuando empieza a descubrir y experimentar, un espacio más ordenado para ayudarle a concentrarse y estudiar.

    TIPS CLAVES

    1. Mobiliario que crezca con el niño

    Que no pase como la ropita, que al poco tiempo ¡ya no le sirve! Si eliges mobiliario convertible a través de las diferentes etapas del pequeño resultará más económico con el tiempo y también permitirá no tener que hacer grandes cambios.

    1. Un espacio sano

    Materiales nobles, la madera, pinturas ecológicas, tejidos naturales, luz natural y ventilación para que el espacio sea lo más saludable posible. Si quieres colocar una alfombra para que juegue, ahora existen muchos modelos que puedes lavar en la lavadora de casa. ¡Mucho más cómodo!

    1. Espacio para almacenar

    No te cortes, ¡no te va a sobrar! Y, a poder ser, coloca parte de él a su altura, para enseñarles a mantener el orden y poder liberar zonas que puedan dedicarse a jugar y aprender.

    1. Crear zonas diferenciadas

    Aunque tengas poco espacio es importante que procures crear zonas diferenciadas para cada actividad. De esta forma evitarás que se conviertan todas en un caos, no se mezclará su finalidad y sabrá dónde tiene que hacer cada cosa.

    1. Colores que se adapten a su edad:

    Suaves al nacer, vivos a partir de los dos años y personalizados con sus gustos cuando ven su habitación como su reducto privado.

    Fuente: Elmueble

    Comparte